Al principio nos planteamos si la experiencia Kinnari sería posible trasladarla con fidelidad a una habitación de hotel. Partiendo de la base de que no todos los hoteles de Barcelona son iguales, y por ende disfrutan de la misma comodidad. Un masaje se elabora y se disfruta de forma diferente según el ambiente y elementos necesarios.
Para disfrutar de un masaje erótico terapéutico en un hotel, elaboramos para tal fin una metodología y una preparación para que la experiencia Kinnari sea plenamente satisfactoria y los clientes que así lo desean, puedan disponer en su hotel de las masajistas más preparadas, con toda la magia y el placer, como si el masaje lo recibieran en nuestro centro.
Son muchos los hoteles de Barcelona que nos recomiendan, desde el Princesa Sofía, hasta el Mandarín Oriental, pasando por Juan Carlos I o el Majestic. Hoteles en el que la máxima es cuidar y mimar a sus clientes para que disfruten de los placeres que una ciudad como Barcelona puede ofrecer.